• Integración Sociolaboral en las Empresas de Inserción

  • integración
  •  

    ¿Qué es una Empresa de Inserción?

     

    Aquella sociedad mercantil o cooperativa que, además de realizar cualquier actividad productiva, tenga como objeto social la integración y formación sociolaboral de personas en situación de exclusión social como tránsito al empleo ordinario.

     

    ¿Cuál es la finalidad de las Empresa de Inserción?

     

    Proporcionar a los trabajadores, como parte de sus itinerarios de inserción, servicios de intervención o acompañamiento que faciliten su posterior incorporación al mercado de trabajo ordinario.

     

    ¿Qué entidades pueden promover Empresa de Inserción?

     

    Pueden ser entidades promotoras de Empresas de Inserción las entidades sin ánimo de lucro, públicas o privadas, Asociaciones y Fundaciones, cuyo objeto social contemple la inserción social de personas especialmente desfavorecidas.

    A nivel estatal, estas empresas están reconocidas y reguladas por la Ley 44/2007, de 13 de diciembre, para la regulación del régimen de las empresas de inserción. Así mismo, diferentes comunidades autónomas cuentan con regulaciones complementarias.

     

    ¿Qué requisitos deben cumplir las Empresa de Inserción?

     

    • Participación del al menos el 51% del capital social por una o varias entidades promotoras sin ánimo de lucro.
    • Porcentaje de trabajadores en proceso de inserción de al menos el 30% de la plantilla durante los tres primeros años y del 50% a partir del cuarto año.
    • Aplicar al menos el 80% de los resultados en la mejora de sus estructuras productivas y de inserción.
    • Estar inscritas en el Registro correspondiente de su Comunidad Autónoma.
    • Presentar anualmente un Balance Social de la actividad de la empresa.
    • Contar con los medios necesarios para realizar los itinerarios de inserción sociolaboral

     

    ¿Qué personas pueden trabajar en Empresa de Inserción?

     

    Personas en situación de exclusión social desempleadas e inscritas en los Servicios Públicos de Empleo, con especiales dificultades para su integración en el mercado de trabajo, incluidas en alguno de estos colectivos:

     

    • Perceptores de Rentas Mínimas de Inserción o similares, así como los miembros de la unidad de convivencia.
    • Personas que no puedan acceder a dichas prestaciones, por:
      • Falta del período exigido de residencia o empadronamiento.
      • Haber agotado el período máximo de percepción.
    • Jóvenes mayores de dieciocho años y menores de treinta, procedentes de Instituciones de Protección de Menores.
    • Personas con problemas de drogodependencia u otros trastornos adictivos en proceso de rehabilitación o reinserción social.
    • Internos de centros penitenciarios cuya situación penitenciaria les permita acceder a un empleo, así como liberados condicionales y ex reclusos.
    • Menores internos cuya situación les permita acceder a un empleo, así como los que se encuentran en situación de libertad vigilada y los ex internos.
    • Personas procedentes de centros de alojamiento alternativo autorizados.
    • Personas procedentes de servicios de prevención e inserción social autorizados.

     

    ¿Cómo se determina la situación de exclusión social?

     

    La situación de exclusión deberá ser acreditada por los Servicios Sociales Públicos competentes de la Comunidad Autónoma y las Corporaciones Locales.

     

    Itinerarios de inserción sociolaboral

     

    ¿En qué consisten los itinerarios de inserción?

     

    Se trata de medidas de intervención y acompañamiento, encaminados a resolver problemáticas específicas derivadas de la situación de exclusión. El Itinerario de Inserción incluye acciones de orientación, tutoría, habituación laboral y social, procesos personalizados y asistidos de trabajo remunerado y formación en el puesto de trabajo.

     

    ¿Quién establece los criterios de los itinerarios de inserción?

     

    Los Servicios Sociales Públicos competentes y los Servicios Públicos de Empleo, de acuerdo con la propia empresa de inserción y la persona en situación de exclusión social contratada.

     

    Beneficio social de las Empresas de Inserción

     

    Las empresas de inserción representan una herramienta eficaz para combatir la exclusión social. Es preferible, siempre que sea posible, que una persona esté trabajando y contribuyendo a la sociedad, que recibiendo otros servicios de forma costosa y pasiva.

     

    En este sentido, las empresas de inserción suponen, por un lado, una inversión con los flujos económicos generados al erario público y, por otro lado, un ahorro en protección social, al convertir a potenciales perceptores de prestaciones y servicios asistenciales en contribuyentes y consumidores.